DEDUCCIONES POR VIVIENDA HABITUAL EN IRPF

asesoria rincon victoria malaga fiscal impuestos renta villarraso 1jpg


Al llegar el final de año, cada contribuyente debe ver si puede optimizar el pago de impuestos.

En cuanto a la vivienda uno de los beneficios fiscales más utilizados por los contribuyentes es la deducción por inversión en vivienda habitual, actualmente extinta, pero que pervive gracias a un régimen transitorio, de manera que todos aquellos contribuyentes que hayan adquirido su vivienda habitual antes de 2013, o que hayan satisfecho cantidades con anterioridad a dicha fecha para la construcción de la misma, siempre que hubieran practicado la deducción en un período impositivo anterior a 1 de enero de 2013, tienen la suerte de poder aprovechar todavía esta deducción.

En consecuencia, si durante 2017 ha satisfecho cantidades por una vivienda que adquirió antes de 1 de enero de 2013, podrá deducir, en general, el 15% las cantidades satisfechas con una base máxima de deducción de 9.040 euros (límite máximo por contribuyente y declaración).

 

Forman parte de la base de deducción los importes satisfechos por seguros de vida o por seguros de hogar en la medida en que sean obligatorios según las condiciones de contratación establecidas por el prestamista.

También constituirán base de la deducción por adquisición de vivienda los gastos de abogado, procurador, etc., incurridos en la demanda para anular la cláusula suelo del préstamo utilizado en la financiación de dicha vivienda.

 

Si su vivienda habitual es de alquiler, los contribuyentes cuyo contrato de arrendamiento se hubiera celebrado con anterioridad a 1 de enero de 2015, por el que hubieran satisfecho con anterioridad a dicha fecha, cantidades por el alquiler de su vivienda habitual, y hubieran tenido el derecho a aplicar la deducción, aunque no la hubieran aplicado efectivamente, podrán seguir disfrutando de ella.

 

Debe tenerse en cuenta que no se pierde el derecho a la deducción por alquiler de vivienda habitual si el contrato es objeto de una prórroga, siempre que se mantenga la vigencia del contrato de arrendamiento. Del mismo modo, tampoco se pierde el derecho a la deducción si se suscribe un nuevo contrato de arrendamiento con el mismo arrendador al finalizar el período contractual anterior. Es decir, independientemente de que se terminen las prórrogas del contrato y haya que celebrar uno nuevo, o se cambien las condiciones del arrendamiento, como por ejemplo el importe de la contraprestación, el derecho a la deducción se mantiene.

En este sentido, aunque ambos integrantes de una pareja de hecho paguen el alquiler de su vivienda habitual, la deducción solo será aplicable por el firmante del contrato.


Contacta con nosotros para más información:
victoria@vvgasesoria.es
952024139 - 639086835

 

Esta información ha sido elaborada por el Consejo General de Economistas Reaf-Regaf.